Fiestas

Guarda el calendario festivo de Fuensanta una de las joyas de la cultura tradicional de la provincia de Jaén. Se trata de la representación de la Pasión y Muerte de Jesucristo que se lleva a cabo el Jueves Santo en un paraje conocido por el Calvario, lugar envuelto en una sobrecogedora magia donde retumban de especial forma las palabras que cada año nos relatan la que es tenida por muchos como la historia más grande jamás contada. Los orígenes de estas representaciones pasionales se pierden en la memoria colectiva de los fuentesanteños, si bien no fue hasta 1976 cuando fueron rescatadas del olvido e impulsadas de nuevo con notable éxito. Las primitivas escenificaciones se realizaron hasta el comienzo de la contienda civil de 1936-39, y se llevaban a cabo durante el Jueves y el Viernes Santo. De ellas recuerdan los más viejos del lugar algunos versos y el «Paso de Abraham e Isaac», hoy desaparecido, y la procesión del Beso, antaño integrada en la Representación de los Pasos, y que en la actualidad evoca el emotivo encuentro de Jesús con su Madre en las calles de Fuensanta. La escenificación actual comienza con la Santa Cena, prosiguiendo con la traición de Judas, la oración en el huerto, el prendimiento, el lavatorio de manos de Pilatos, la subida al Calvario, la crucifixión entre los ladrones Gestas y Dimas, y la expiración, siendo éstos instantes los de mayor expresión dramática de la representación, donde el entorno, la música y la iluminación ayudan a sublimar la emoción de tan crucial momento. 

Una tradición que se está recuperando cada año con mayor éxito es la celebración del Carnaval, en la que la participación de los fuensanteños es masiva. En septiembre, entre los días 23 al 26, se celebra la que popularmente se conoce como la «feria del higo», llamada así por desarrollarse en el tiempo de la temporada de este fruto. Esta fiesta se hace en honor de la Patrona Nuestra Señora de la Fuensanta, siendo el día grande festivo el 24, festividad de la Virgen de las Mercedes, cuya advocación mariana arropa a la que le da nombre al pueblo. La tradición hecha leyenda nos dice que un pastor cordobés oyó al pasar junto a una cueva que hay aledaña a la Fuente de la Negra unos extraños ruidos. Al aproximarse a ella vio un gran resplandor entre el cual estaba la Virgen María, la cual le pidió que en aquel mismo lugar se erigiera una ermita. Así se hizo y sobre ella se asienta hoy la que es iglesia parroquial. 

Otras fiestas del calendario agrícola son la Candelaria -el 2 de febrero-, donde era costumbre prender hogueras; y San Juan -el 24 de junio-, con manifestaciones y rituales que traslucen la expresión de los sentimientos amorosos entre los mozos y las mozas fuentesanteñas, cuando mediante el lenguaje de las flores los mozos hacen declaraciones de amor a una moza casadera, que tras las rendijas de las persianas espera la llegada del desconocido pretendiente. Curioso es el rito de galanteo por el cual se pedían relaciones de noviazgo en la Fuensanta de principios del siglo XX. Consistía este ritual en que el mozo pretendiente compraba una garrota o «gancha», colocándola en el portal de la mujer que pretendía como novia. Si pasados unos minutos la garrota permanecía en el portal era señal de que el mozo fuentesanteño era aceptado y bien acogido en aquella casa. Si por el contrario la «gancha» era recogida por el padre de la pretendida e introducida en la casa, el mozo debía entender que había sido rechazado.


Ir al contenido